Las ventajas de conocer sitios nuevos

virutalia.com foto 1

Hace poco conocí una empresa nueva, no es que sea una empresa joven, es que yo no la conocía, es virutalia.com una empresa especializada en muebles de exterior, trabajan en madera y decoran los exteriores con un gusto extraordinario.

Tengo un gran patio totalmente desaprovechado, no salimos a él para nada, en verano porque hace mucho calor y en invierno porque hace mucho frio. La verdad es que con el ritmo de vida que llevamos es cierto que no disponemos de mucho tiempo para salir al patio ni siquiera los fines de semana. Los niños de vez en cuando salen a jugar al balón o a tirarle la pelota al perro y yo a regar dos plantas que tengo en una maceta que no sé ni cómo siguen vivas. Recuerdo que cuando nos compramos la casa pusimos una mesa y unas sillas y en alguna ocasión he tomado el café tomando el aire, o nos hemos tomado un vino mi marido y yo algún atardecer. Bueno pues un día buscando unas cosas por internet di con esta página de virutalia, y lo vi claro, era la solución adecuada a mis necesidades, no es que me causara un problema tener el patio así, pero también es cierto que arreglándolo ganaremos un espacio más en la casa y podremos disfrutar de las tardes de primavera al aire libre, es una pena tener todo ese espacio tan desaprovechado.

El personal de virutalia me hizo un presupuesto muy ajustado a mis posibilidades lo que me permitió aceptar dicho presupuesto y se pusieron manos a la obra. En cuestión de días habían dado un cambio impresionante a aquel patio desangelado que no era para nada atractivo, ahora parecía una terraza de un restaurante de los de lujo.

Instalaron una pérgola en el centro del patio, de madera de pino lacada con barniz súper brillante, de ella colgaban unas mosquiteras muy útiles para las tardes calurosas. Unas jardineras con flores delimitaban la zona de juego de la zona del cenador, en la que se había colocado una mesa de madera de nogal con seis sillones que en apariencia decían ser muy cómodos. Un camino de baldosas de madera colocadas desde el cenador hasta la puerta de la cocina daba paso a una tumbona colocada estratégicamente bajo un parasol que me llamaba a gritos. Ahora disfrutamos del patio todos los días, haga frio o calor, pasamos buenos ratos en el.